"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


viernes, 1 de marzo de 2013

El dulce milagro


 
 

 
 

LA NIEVE
 

La nieve es el agua cansada
de correr...
La nieve es el agua
detenida un instante –agua en un punto.
El agua ya sin tiempo y sin distancia.


 Poemas sin nombre. Dulce María Loynaz

 
 


 
EL DULCE MILAGRO

 
¿Qué es esto? ¡Prodigio! Mis manos florecen.
Rosas, rosas, rosas a mis dedos crecen.
Mi amante besóme las manos, y en ellas,
¡oh gracia! brotaron rosas como estrellas.

Y voy por la senda voceando el encanto,
y de dicha alterno sonrisa con llanto,
y bajo el milagro de mi encantamiento,
se aroman de rosas las alas del viento.

Y murmura al verme la gente que pasa:
"¿No veis que está loca? Tornadla a su casa.
¡Dice que en las manos le han nacido rosas
y las va agitando como mariposas!"

¡Ah, pobre la gente que nunca comprende
un milagro de éstos y que sólo entiende,
que no nacen rosas más que en los rosales,
y que no hay más trigo que el de los trigales!

Que requiere líneas y color y forma,
y que sólo admite realidad por norma.
Que cuando uno dice: "Voy con la dulzura",
de inmediato buscan a la criatura.

Que me digan loca, que en celda me encierren,
que con siete llaves la puerta me cierren,
que junto a la puerta pongan un lebrel,
carcelero rudo, carcelero fiel.

Cantaré lo mismo: "Mis manos florecen.
Rosas, rosas, rosas a mis dedos crecen".
¡Y toda mi celda tendrá la fragancia
de un inmenso ramo de rosas de Francia!

 
Juana de Ibarbourou
 
 
 
 
 
 
 
 

4 comentarios:

  1. Gracias! Nunca he visto nada tan bello!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Anónimo, por tu visita y comentario.

      Me alegro de que te guste.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Buenas tardes Rosa, dos poemas preciosos, pero me quedo con «El dulce milagro» de
    Juana de Ibarbourou,bello , bello.
    Gracias
    Mil besos de ternura para otra Rosa
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, bello, bello.

      Mil besos para usted también, querida sor Cecilia

      Eliminar