"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


jueves, 28 de enero de 2016

Suerte ...





La minería del carbón y la Hullera Vasco Leonesa: un conflicto que sigue sin resolverse ...







George Eliot (1819-1880)
Cuando callas


Cuando callas también hablas de ti mismo.
Cuando callas un secreto conozco tu fidelidad de amigo.
Cuando callas tu propio dolor conozco tu fortaleza.
Cuando callas ante el dolor ajeno conozco tu impotencia y tu respeto.
Cuando callas ante la injusticia conozco tu miedo y tu complicidad.
Cuando callas ante lo imposible conozco tu madurez y dominio.
Cuando callas ante la estupidez ajena conozco tu sabiduría.
Cuando callas ante los fuertes y poderosos conozco tu temor y cobardía.
Cuando callas ante lo que ignoras conozco tu prudencia.
Cuando callas tus propios méritos conozco tu humildad y grandeza.
El Silencio es el tiempo donde el sabio medita,
La cárcel de la que huye el necio
Y el refugio donde se esconden los cobardes.
Siembra para ser tú mismo...





viernes, 22 de enero de 2016

La nieve blanca



La nieve cubre sin borrar la forma,
alivia las aristas, salvaguarda
el calor, la nostalgia.







¿Esta nieve es la misma de otras veces?
La que cayó cubriendo el jardín que hoy no existe.
La que estaba aquel día sobre el balcón, inmóvil.
La que vino en un frasco y luego se hizo agua.
O aquella que borraba los perfiles
de la ciudad sombría.

Aquella nieve blanca no es la misma de hoy.

José Carlos Rosales




domingo, 17 de enero de 2016

Respiraba silencios ...




Andy Goldsworthy. Land Art 



(...) Respiraba silencios,
pero no respiraba.
Mas hoy es el silencio
el que a mí me respira.
Y si tanto silencio
no acallase a la muerte,
aquí llega el aroma,
el murmullo del agua,
la nieve de tu nieve
(“pequeña de mis sueños,
por tu piel las palomas...”). (...)


  Antonio Colinas  (Del poema Cinco canciones con los ojos cerrados).




miércoles, 13 de enero de 2016

¿Se habrá acabado el mundo?

 
 
 



La silenciosa noche. Aquí en el bosque
no se escuchan rumores.
Los gusanos trabajan.
Los pájaros de presa hacen lo suyo.
Pero yo no oigo nada.
Sólo el silencio que da miedo. Tan raro,
tan escaso se ha vuelto en este mundo
que ya nadie se acuerda de cómo suena,
nadie quiere
estar consigo mismo un instante.
Mañana
dejaremos la verdadera vida para mañana.
No asco de ser ni pesadumbre de estar vivo:
extrañeza
de hallarse aquí y ahora en esta hora tan muda.
Silencio en este bosque, en esta casa
a la mitad del bosque.
¿Se habrá acabado el mundo?


José Emilio Pacheco, El silencio
 
 
 
 

jueves, 7 de enero de 2016

Paraíso de nieve







Ha comenzado a nevar en la montaña ...


Cuando la nieve va a llegar, se oye
Un silencio en los campos,
Un silencio en los cielos.
Luego, van descendiendo gruesos copos,
Los sientes en el rostro como un don
Y te vas despertando a nueva vida.

Avanzas en lo blanco lentamente,
Avanzas con el peso de lo negro
Que siempre hubo en ti,
Con lo que hiere y duele y nos enferma,
Con todo el mal que en siglos hemos hecho,
Con todo el mal que en siglos nos hicieron.
Mas, poco a poco, se aligera el cuerpo
Y el alma, extraviada en lo blanco,
Espacio es de sí misma.

¡Paraíso en la nieve!
Al fin, ya todo es blanco
En lo negro del hombre.
Hasta el aire tan frío que respiras
Te parece de fuego.
Y allá donde se posan tus dos ojos
La luz es una zarza que llamea,
Oímos el crujido de la luz.

Antonio Colinas






martes, 5 de enero de 2016

La estrella


 

Los cielos cantan la gloria de Dios

 (Sal 19,2). 






«Levántate, brilla, Jerusalén, que llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti» (Is. 60,1). Esa luz que había visto el profeta es la estrella que ven los Magos en Oriente, como muchos otros hombres. Los Magos descubren su significado. Los demás la contemplan como algo que les parece admirable, pero que no les afecta. Y, así, no reaccionan. Los Magos se dan cuenta de que, con ella, Dios les envía un mensaje importante por el que vale la pena cargar con las molestias de dejar la comodidad de lo seguro, y arriesgarse a un viaje incierto: la esperanza de encontrar al Rey les lleva a seguir a esa estrella, que habían anunciado los profetas y esperado el pueblo de Israel durante siglos.

Llegan a Jerusalén, la capital de los judíos. Piensan que allí sabrán indicarles el lugar preciso donde ha nacido su Rey. Efectivamente, les dirán: «En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta» (Mt. 2,5). La noticia de la llegada de los Magos y su pregunta se propagaría por toda Jerusalén en poco tiempo: Jerusalén era entonces una ciudad pequeña, y la presencia de los Magos con su séquito debió ser notada por todos sus habitantes, pues «el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén» (Mt. 2,3), nos dice el Evangelio.

Rev. D. Joaquim Villanueva i Poll (Barcelona, España) 





"Las dos Alas. La fe y la razón (Fides et Ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad".
 San Juan Pablo II


¡Felices Reyes Magos!




sábado, 2 de enero de 2016

Armónico murmullo








Armónico murmullo de las hojas
en el aire tranquilo de la tarde,
agudo y leve canto de los pájaros,
pequeñas, palpitantes flechas vivas;

aroma silencioso de las flores,
hondura transparente del crepúsculo.
Escucha, siente, mira, goza, aprende:
todo esto tiene que morir, y canta.


José Cereijo