"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


miércoles, 9 de diciembre de 2015

Lluvia







El agua de lluvia es inocente y pura.
Aunque llueva durante un día nada más,
bajan crecidos los arroyos de las cañadas que ayer estaban secas.

El difunto Kim Kwang-Sik
decía que los hombres tienden a vivir en las riberas de los ríos,
viéndolo bien, es una gran verdad.

¿Por qué habrá tantos árboles en las orillas de los ríos?
No es porque busquen el agua,
sino porque de verdad aman el ambiente melancólico de las riberas.

Chon Sanbyong




4 comentarios:

  1. ¡Qué necesaria es el agua!!! Necesito que llueva... llevamos tanto tiempo sin agua. Nunca he tenido los cristales de las ventanas tan limpios, y estoy afónica de tanto cantar... y la lluvia que no llega. En fín!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no llega la lluvia, por aquí tampoco. ¡También la necesito! En la montaña apenas han caído unos copos. Aunque recuerdo que el año pasado decíamos lo mismo por estas fechas y, en enero, se produjo la mayor nevada en 50 años ...

      ¡Veremos! Hoy, en casa, en León, tengo ¡una mosca! y grande. En diciembre ¡moscas! Raro, raro ...

      ¡Un beso, Maite! Seguiremos cantando, sí, jajaja ...

      Eliminar
  2. Claro que si.
    Los árboles sienten y les gusta mirar el agua, especialmente los domingos cuando anochece.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracia que sea especialmente los domingos ... puede ... sí, puede que sí ...

      Un beso, Toro.

      Eliminar