"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


sábado, 14 de septiembre de 2013

El rocío






El rocío

Que se pierda el rocío parece imposible. En realidad lo que nos parece imposible, si se detiene un momento la reflexión, es que lo haya. ¿De dónde viene, y por qué aparece en las frescas mañanas de algunos huertos, no de todos, sobre las hojas de plantas semiescondidas, en rincones que las sostienen a toda llegada de los elementos? Agua y fuego son los elementos que hacen nacer la planta, casi sin tierra en algunas, la orquídea que nace el aire, sin tierra, pero no sin rocío, ya que nace a su gusto en los bosques, más que en los invernaderos, de raíces que quisieran ser pájaros ahorrándose el esfuerzo de volar. Y hay pájaros que hacen sus nidos en el aire, a grande altura, invisible a la mirada de los hombres. ¿Y el rocío, tú, rocío, quién o qué eres? [...] eres un don, tú, rocío, una gracia que no a todos los que lo necesitarían, se les da.. Mas siendo lo que seas, eres la menuda lluvia de la aurora, y aportas contigo algo impar que solo en determinado momento, y en determinados lugares, se da, y aun en ciertas estaciones del año.


María Zambrano. De la aurora




Federico Chopin, Gota de agua (Raindrop), Preludio Op.28, nº 15





2 comentarios:

  1. Una entrada llena de frescura y aroma Rosa, me ha encantado, mil gracias. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pepe.

    Feliz fin de semana para ti también.

    ResponderEliminar