"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


domingo, 1 de noviembre de 2015

Silencio y soledad










Que tengáis un buen día de todos los santos.





6 comentarios:

  1. Gracias querida amiga por tu visita ...ayer un dia triste para todo los que amamos con alma y ternura a nuestros seres queridos que se nos marcharon para siempre a ese lugar que se llama cielo para todos...y es el gran universo...yo ayer pensé mucho en mis queridos abuelos que me crie con ellos ...mis tios todos jovenes que me adoraban...y mi queridisimo padre ...un hombre santo y sabio...
    Gracias por tu comentario ...esas palabras que me dejas en Asturiano ...las personas mas nobles y buenas que conoci...mi suegra todos sus hijos incluyendo mi marido epd ...que ojala hubiera encontrado otro compañero como el para seguir feliz en la vida que solo tenemos una...pero Rosa ahora estoy segura que mi vida es soledad...
    Gracias por tus cariñosas letras ASTURIANAS me llegaron al alma
    besinos ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estos días el recuerdo es mayor, si cabe, porque siempre permanece. Abuelos, tíos, mi padre, al que adoro, todavía vive mi madre, y uno de mis hermanos, Feni, que murió joven, mi niño querido. Así es, Marina.
      Con la esperanza de que un día nos encontremos de nuevo todos.

      Quiero mucho a Asturias y tengo muchísimo cariño a los asturianos que conocí y conozco. Un profesor que me marcó para siempre, una persona excepcional. Por eso me encantó leer las palabras del poema, nenu, zagal, "Ye preciosu, oh".
      Tu soledad se encuentra bellamente poblada con tus tiernos y entrañables poemas. Gracias, por compartirlos.

      Un beso, con mucho cariño, querida Marina.


      Eliminar
  2. Gracias Rosa, adoro el silencio, creo que es mi espacio natural y aunque tenga que estar en medio de mil cosas, ese silencio amable, eterno y envolvente,me hacer ser más cercana a realidad a de nuestro mundo.
    La soledad queda espantada ante el gran silencio que Dios regala.
    Un beso de ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También adoro el silencio y sí, también es mi espacio natural. El silencio de Dios.

      Un beso, mi querida sor Cecilia.

      Eliminar