"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


sábado, 19 de julio de 2014

Huele a sol y a resina...


 
 

 

Huele a sol y a resina.
Crece el pino apuntando
a una meta celeste.

 
 


La mañana suspensa
en un jardín remoto,
una rosa perdida.
que perfuma el recuerdo.

¿Terminar el poema?
dejarlo tembloroso
como una rosa viva
pendiente de su sombra.
 


Valle de Arbas
 
 
Aletea el silencio.
Alguien viene a buscarme
y huele a eternidad
solamente un minuto.


Ernestina de Champourcín.
 





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario