"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


sábado, 27 de abril de 2013

Entre lirios de montaña...


 
 
 
 Lirios de montaña en el valle de Arbas
 
 
 
El ritmo de la montaña es lento, la primavera llega despacio, los lirios ya florecen en el valle...
 
 
 

 


Yo sé que me has bautizado con un nombre.
Cuando lo escuché, casi no pude creerlo.
Era un punto en el cosmos que se perdía….
era mucho… y era nada…
No sé si es que nacía o me volvía a encontrar,
temblaba mi espíritu, como las hojas del lirio,
que un día hace muchos años
encontré en la montaña
y lo traje, hasta mí para plantarlo.

Te he pedido un nombre, poeta… y me lo has dado.
Yo lo recibo agradecida.
Pero deja que te pregunte:
¿Cómo fue? ¿Cómo fue que lo pensaste?..
Aquí estoy como asombrada.
Me llamas lirio del campo
y esa soy yo poeta, bien lo sé.
Mi alma tiene de salvajes raíces
el sabor de la tierra.
Soy el lirio del campo, que está erguido y lozano
cuando en la selva crece,
que siente la caricia,
de la lluvia que lo moja,
que del ave
su canción de arrullos y trino, la conoce,
y se va en la voz del río cuando cruza la montaña.

¿Sabes poeta
que siempre quise ser un lirio?
Y tú,
que has presentido mi alma,
me has transformado en lirio
cuando te pedí un nombre.


Francisco Pérez Febres-Cordero





2 comentarios:

  1. ¡ Bellísimo, y cuanta paz!
    Un ritmo y un silencio como para olvidar "quien soy", porque lo importante está allá... mirando los lirios.

    "...los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero... ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos"

    Un abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precioso, Clarissa, mirar el valle es una maravilla, lleno de flores...es verdad, se encuentra mucha paz en la montaña, mucho silencio, como para olvidar "quien soy"...

      "...los lirios del campo, cómo crecen..."

      Un beso muy fuerte, querida amiga.

      Eliminar