"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


martes, 30 de agosto de 2016

El secreto de la rosa ...










EL SECRETO DE LA ROSA

Contemplo admirada las rosas de mi jardín y en ellas veo la eclosión del amor, de ese amor que solo Dios sabe derramar en ese espacio infinito ¡Oh maravilloso amor que todo lo contiene y rebosa con tanta misericordia!

Al contemplar una rosa, se me representan tres dimensiones:
Éxtasis, secreto, silencio. Pero a su vez veo como a modo de cordón umbilical, la fuente tallal de donde nace la espina y mi pensamiento se eleva más allá de lo que sensorialmente se puede percibir.
Se que no puede haber éxtasis sin espina. La rosa extasía por su belleza, ¿Pues cómo será la belleza de Dios que es amor? ¿Cómo será la belleza de Dios Padre que no se puede ver y permanecer en vida?

Y mi alma quisiera penetrar en el secreto, el secreto que posee la rosa que me extasía y no puedo ver ni tocar, ni tan siquiera imaginar el secreto que guarda la rosa, el capullo que guarda el secreto del éxtasis, es el propio Evangelio, con él y su Palabra se alimenta mi alma para ver crecer ese capullo y dibujarse poco a poco toda la rosa en flor, más veo…que no se alcanza el capullo sino le precede el silencio.

La rosa en flor es el propio éxtasis de Dios, es mi Señor en todo lo creado, él posee el silencio y es silencio porque es luz del Espíritu, comunicación íntima, lazarillo para cumplir su gusto y en esa luz silenciosa, desciende mi mirada enamorada en la profundidad del misterio divino hasta llegar al tallo, allí donde nace el amor entregado para nuestra salvación.

Veo dónde está la espina, que es la misma cruz de mi amado Jesús y gozosa me hallo al sentir, que no puede haber cielo, sin éxtasis en la cruz.


Un regalo de sor Cecilia  en un comentario en este blog.
Gracias.




4 comentarios:

  1. La última frase es fuertecita, incluso masoquista, pero buen texto aunque yo no lo comparta.
    Besos, Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)
      Me alegro de verte, Celia.
      A mí es un texto que me parece precioso: la contemplación, el silencio, el secreto del éxtasis, comunicación íntima ...
      La cruz, cómo símbolo cristiano, nos conduce a la resurrección.
      La espina y la cruz para llegar a la resurrección.
      Me da mucha paz este texto.
      Comprendo lo que quieres decir, Celia, sería masoquismo si sólo nos quedáramos con el dolor, sin más, pero el dolor, unido a la cruz, mirando a la cruz, lo que simboliza para un cristiano, es fuente de esperanza, de salvación.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Un bello secreto. Es un texto muy bonito, Rosa.
    La rosa es una de mis flores preferidas, aunque me gustan casi todas... Regreso a casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece precioso.
      Un bello secreto.
      También me gustan todas las flores.
      Y regreso a casa, Maite, llega septiembre ... este año, aunque el otoño me encanta, no me importaría nada que se retrasara. Hemos tenido un julio y agosto fantásticos, con sol casi todos los días, sin agobiar, en la montaña no es excesivo, y noches deliciosas.

      Un beso, Maite.

      Eliminar