"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


viernes, 9 de octubre de 2015

Volar








 Los árboles desnudos están en tomo de tu casa
y dejan pasar cielo y aire sin fin,
los árboles desnudos descienden a la orilla
y se reflejan en el agua.
Un niño juega aún en el humo gris del otoño
y una niña va con flores en la mano
y en el horizonte vuelan pájaros plateados.


“Otoño”, de Edith Södergran




4 comentarios:

  1. Sutil, suave y hermoso poema.

    Besitos de luz mi querida Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso me parece también, los poemas dedicados al otoño suelen ser así, muy suaves ...

      Un beso, mi querida Carolina.

      Eliminar