"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


viernes, 8 de agosto de 2014

Cueva de Valporquero



 
 
Cueva de Valporquero. Sala Maravillas
 
 
  
A 1.309 m. de altitud, bajo el pueblo de Valporquero, el corazón de la montaña leonesa abre una inmensa boca por la que, acompañados de un cristalino arroyo, se descubre una maravilla subterránea. Caminos, puentes, escaleras y multitud de focos nos acompañarán durante 1km.de recorrido, permitiéndonos admirar la gran obra de arte que la naturaleza ha ido modelando durante más de un millón de años. Estalactitas, estalagmitas, coladas y columnas de diferentes brillos y colores se suceden a lo largo de siete salas visitables. Un guía  nos indica, con todo lujo de detalles, las particularidades de cada formación: Estalactitas, estalagmitas, coladas o las columnas y como se formaron a través de corrientes de agua subterráneas que excavaron las cavernas y formaron las simas a través del subsuelo.


 



 
Hace más de un millón de años, en el Pleistoceno de la era Cuaternaria, cuando apenas el hombre había iniciado su andadura sobre la tierra, las frías aguas del arroyo de Valporquero empezaron a colarse a través de los poros, fisuras y grietas de la roca caliza disolviendo sus entrañas lenta y tenazmente. Se abrió el corazón de la montaña leonesa para descubrir esa increíble maravilla natural. Maravilla que es todavía más espectacular en primavera e invierno, con el deshielo y las lluvias que llenan el arroyo formando cascadas y rápidos que penetran atronadoramente en la cueva provocando en ella, una ensordecedora sinfonía al correr el agua por dentro de sus salas. Han tenido que pasar años, siglos y milenios para que la naturaleza nos mostrara el fantástico mundo subterráneo que fue modelando sabia y pacientemente.




Lago

 
La Cueva de Valporquero posee dos niveles principales de galerías, un nivel superior habilitado perfectamente para la "Visita Turística" durante 1Km. de recorrido hasta la sala de Maravillas, y un nivel inferior o "Curso de Aguas", de visita espeleológica y de aventura, que durante unos 2Km. atraviesa la montaña hasta las espectaculares Hoces de Vegacervera.




Formación denominada Virgen con el Niño

 
Una enorme boca de cueva inicia el recorrido hacia una completa visita al mundo subterráneo. La belleza de "Pequeñas Maravillas", las descomunales dimensiones de la "Gran Rotonda" (100.000m3 con 20 metros de altura), la interminable longitud (200m.) y altura de "Gran Vía" unos cuarenta metros, o las oscuras y profundas simas de unos 50 m. de vacío en la "Columna Solitaria", van fijándose en nuestras retinas hasta desembocar y enfocar finalmente en la sala "Maravillas" con miles de puntiagudas estalactitas en una auténtica catarata de color. Con multitud de variedades de estalactitas, abanderadas, espeleotemas, excéntricas, macarrones, además de las estalagmitas. Todo ello a través de cómodos caminos, puentes y escaleras, y con una iluminación artística con más de 2.000 puntos de luz.

Ya en el exterior, un impresionante entorno natural de la Cordillera Cantábrica dibuja en la zona de Valporquero verdes valles, altas cumbres, crestones calizos, angostos desfiladeros, transparentes ríos y densos bosques de robles, hayas y avellanos. Pueblos de montaña, piedra gris y teja roja, fuentes de caño y viejos campanarios coronados de cigüeñas, dan la bienvenida al olor de una rica gastronomía de potajes, caza, pesca y típicos embutidos y quesos artesanales.

Naturaleza virgen y entorno abrupto de altos pastos y profundos cauces, de aire limpio y quietud perpetúa Las Hoces de Vegacervera y Valdeteja, los puertos de Piedrafita y Vegarada, el Valle del Marqués o un simple paseo por las dolinas y hayedos hasta la Atalaya de la Cueva de Valporquero, confortan el espíritu y asombran la vista. Si alguno tenéis oportunidad de visitarlas, no lo dudéis ni por un instante.



La famosa formación llamada el Fantasma

 
Recomendaciones generales para la visita; llevar ropa de abrigo y calzado apropiado para ello, puesto que la cueva tiene una temperatura de tan sólo 7º que pueden llegar a ser 4 o menos dependiendo de la época de visita, y llegando la humedad casi al 100%. Está prohibido terminantemente comer o beber dentro de la Cueva, ya bastante contaminamos con nuestros paseos por ella y las luces que nos lo facilitan. Ni se os ocurra, tocar nada, nos cargaríamos años de trabajo de la naturaleza y privaríamos a nuestros sucesores de disfrutar de esta maravilla natural. Se permite sacar fotos, pero sin trípode y sin flash. No se pueden usar videocámaras. Las entradas se pueden sacar en la taquilla antes de entrar. Os recomiendo la visita especial que es la que hice yo, la diferencia de precio vale la pena.
 
Una explicación muy completa que nos hace el autor del vídeo.
 
Son las más grandes de España, “que se pueden visitar en su totalidad”, según los guías.

Por algo se la denomina la Catedral del subsuelo
 
 
 

 
 


Descenso del río subterráneo que formó la Cueva de Valporquero, atravesando el corazón de la montaña en un recorrido que mezcla la diversión del barranquismo con el misterio del mundo subterráneo lleno de cascadas, lagos, saltos, rápeles y toboganes.

Se desciende en grupos de 6-12 personas acompañados en todo momento por los guías...
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

1 comentario:

  1. Maravillas de la naturaleza. Aunque creo que me daría claustrofobia meterme ahí. Pero en foto se ve precioso, oiga.

    ResponderEliminar