"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


jueves, 10 de abril de 2014

Primavera amarilla






Abril venía, lleno
todo de flores amarillas:
amarillo el arroyo,
amarillo el vallado, la colina,
el cementerio de los niños,
el huerto aquel donde el amor vivía.


 
Valle de Arbas con zapatitos de la Virgen


El sol unjía de amarillo el mundo,
con sus luces caídas;
¡ay, por los lirios áureos,
el agua de oro, tibia;
las amarillas mariposas
sobre las rosas amarillas!

Guirnaldas amarillas escalaban
los árboles; el día
era una gracia perfumada de oro,
en un dorado despertar de vida.
Entre los huesos de los muertos,
abría Dios sus manos amarillas.


Juan Ramón Jiménez
Poemas Májicos y Dolientes (1909)



 

2 comentarios:

  1. Me encanta el poema y las imágenes.
    Se lo voy a enseñar a mi hija Esther que de pequeñita cuando le preguntamos que quería que le trajesen los Reyes Magos, respondía: Regalos amarillos.
    ¡¡Qué bonita primavera!!.

    Besos Rosa

    ResponderEliminar
  2. JUan R Jiménez, de mis preferidos; buena semana hasta la Pascua

    ResponderEliminar