"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


martes, 28 de agosto de 2012

No salgas fuera de ti...




 


"No salgas fuera de ti, vuelve a ti, 
en el interior del hombre habita la verdad

San Agustín


Hoy, es el día dedicado a san Agustín; sus Confesiones han sido una guía luminosa en mi vida.

Cómo por las criaturas se llega a conocer al Creador


"Yo, Señor, sé con certeza que os amo, y no tengo duda en ello. Heristeis mi corazón con vuestra palabra y luego al punto os amé. Además de esto, también el cielo, la tierra y todas las criaturas que en ellos se contienen por todas partes me están diciendo que os ame [...]

Pero ¿qué es lo que yo amo cuando os amo? No es hermosura corpórea, ni bondad transitoria, ni luz material agradable a estos ojos; no suaves melodías de cualesquiera canciones, no la gustosa fragancia de las flores, ungüento o aromas; no la dulzura del maná, o la miel, ni finalmente deleite alguno que pertenezca al tacto o a otros sentidos del cuerpo.

Nada de eso es lo que amo, cuando amo a mi Dios; y no obstante eso, amo una cierta luz, una cierta armonía, una cierta fragancia, un cierto manjar y un cierto deleite cuando amo a mi Dios, que es luz, melodía, fragancia, alimento y deleite de mi alma. Resplandece entonces en mi alma una luz que no ocupa lugar; se percibe un sonido que no lo arrebata el tiempo; se siente fragancia que no la esparce el aire; se recibe gusto de un manjar que no se consume comiéndose; y se posee estrechamente un bien tan delicioso, que por más que se goce y se sacie el deseo, nunca puede dejarse por fastidio. Pues todo esto es lo que amo cuando amo a mi Dios.

Pero ¿qué viene a ser esto? Yo pregunté a la tierra y respondió: «No soy yo eso»; y cuantas cosas se contienen en la tierra me respondieron lo mismo. Preguntéle al mar y a los abismos, y a todos los animales que viven en las aguas y respondieron: «No somos tu Dios; búscale más arriba de nosotros». Pregunté al aire que respiramos y respondió todo él con los que le habitan: «Anaxímenes [filósofo del siglo VI a. de C. que enseñaba que el aire es infinito y principio de todas las cosas] se engaña porque no soy tu Dios». Pregunté al cielo, Sol, Luna y estrellas, y me dijeron: «Tampoco somos nosotros ese Dios que buscas». Entonces dije a todas las cosas que por todas partes rodean mis sentidos: «Ya que todas vosotras me habéis dicho que no sois mi Dios, decidme por lo menos algo de él». Y con una gran voz clamaron todas: «Él es el que nos ha hecho».

San Agustín, Las Confesiones, 10,6



Luces del Norte - by El Coleccionista de Instantes . on 500px




Buscó a Dios apasionadamente, y nos dejó esta hermosa oración después de su conversión:



Tarde te amé 


¡Tarde te amé, 

hermosura tan antigua y tan nueva, 

tarde te amé! 

Y ves que tú estabas dentro de mí y yo fuera, 

y por fuera te buscaba; 

y deforme como era, 

me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. 

Tú estabas conmigo, mas yo no lo estaba contigo. 

Me retenían lejos de ti aquellas cosas 

que, si no estuviesen en ti, no serían. 

Llamaste y clamaste, y rompiste mi sordera: 

brillaste y resplandeciste, y fugaste mi ceguera; 

Exhalaste tu perfume y respiré, 

y suspiro por ti; 

Gusté de ti, y siento hambre y sed; 

Me tocaste y me abrasé en tu paz. 

 
"Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está 

inquieto hasta que descanse en ti" 



 


6 comentarios:

  1. Precioso todo lo que compartes.

    San Agustín ha sido una fuente de inspiración y de aprendizaje para mi, especialmente por su búsqueda apasionada de la verdad.
    Hay una frase que me ha inspirado en relación a los Salmos. El dijo: "quien canta alabanzas, no sólo alaba, sino que también alaba con alegría; aquel que canta alabanzas, no sólo canta, sino que también ama a quien le canta". De esta afirmación probablemente nació aquella cita atribuida a San Agustín que dice: "El que canta, reza dos veces"

    Me encanta este espacio tuyo Rosita.
    Un abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es vervad, Clarissa, buscó incansablemente la verdad y fue un hombre de profunda humildad. Su vida nos enseña que el ejemplo y la oración de una madre ("la madre de las lágrimas", se le llama a santa Mónica) siempre dan frutos en sus hijos. Un ejemplo de conversión profunda.
      Me ha encantado lo que dices; muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  2. San Agustín es todo un ejmplo de que nada está perdido, nunca. Y eso da mucha esperanza.
    Leí Las confesiones cuando era adolescente, y me impactó el libro. Desde entonces, soy "fan" del obispo de Hipona.
    Creo que santa Mónica es modelo de madre, admirable.
    Preciosa la entrada. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro mucho de la coincidencia! ¡qué bien!, es para mí un libro de cabecera...
      Gracias.

      Eliminar
  3. Cuando conocí, su vida me fascinó, más tarde vi la película dedicada a él y me encantó.
    Linda entrada querida Rosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maribel, me alegro mucho de tu visita y de tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar