"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


domingo, 30 de noviembre de 2014

Ven, Emmanuel

 
 
 


 
 
Ven, Emmanuel, Rey y legislador,
redime a tu pueblo Israel,
que llora desterrado aquí,
hasta que venga el Hijo de Dios.
Gozaos, gozaos, Emmanuel
vendrá a ti, oh Israel. 


Ven, Adonay, Pastor de Israel,
que te apareciste a Moisés, 
tu ley le diste en el Sinaí, 
ven a librarnos con tu poder. Gozaos,
 
Ven vástago del tronco de Jesé, 
que de los pueblos eres la señal, 
ve la maldad y ve Satanás, 
ven a librarnos, no tardes más. Gozaos,

Ven llave de la casa de David,
y cetro de la casa de Israel, 
que abres y no se cerrará, 
que cierras y que nadie puede abrir. Gozaos,

Oh, sol naciente, eterno resplandor,
sol de justicia, ven a iluminar 
a los que están en la oscuridad; 
que brille en ellos tu eterna luz. Gozaos.
 
 
 
el Adviento comienza con las primeras vísperas del domingo más próximo al 30 de noviembre y acaba el 24 de diciembre por la tarde. Su característica principal es la tensión entre la preparación para la Navidad, en la que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres y la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Consta de dos partes bien diferenciadas. La primera, desde el inicio hasta el 17 de diciembre, tiene una dimensión fundamentalmente escatológica (relativa al destino final de las personas y las cosas).  La segunda, del 17 al 24 del mismo mes, prepara más directamente la Navidad.   
 
 
¡Feliz Adviento!
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario