"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


viernes, 20 de diciembre de 2013

Te estaré viendo

 
 

 
 
Te veré
en todos los viejos y familiares lugares,
a los que este corazón mío se abraza,
durante todo el día.

En ese pequeño Café,
en el parque por el que caminábamos,
en el tíovivo de los niños,
en el castaño bajo el que dijímos un deseo.

Te veré
en cada maravilloso día de verano,
en todo lo que sea brillante y divertido,
siempre pensaré en ti de esta manera.
Te encontraré en el sol de la mañana,
y cuando se estrene la noche
estaré mirando a la luna
pero estaré viéndote a ti.
 
 
Para ti, papá.
 
 
 
 
 
 

6 comentarios:

  1. No es difícil ver a quien amas en estos parajes, con esta música y tan bonitas palabras.
    Los recuerdos que nos quedan de los seres queridos nos ayuda a seguir adelante, aunque ya no estén
    Ahora la que está llorona soy yo.

    No sabía, Rosa, que actualizabas tanto este blog, es precioso, gracias,
    Besos Navideños, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Militos, no es difícil. La montaña me atrae y el paisaje es maravilloso, vengo a menudo, es un rinconcito que quiero mucho, aunque ya ves el desastre de las fotos también aparece en este blog.
      He estado llorona estos días recordando momentos y con las fechas próximas de la Navidad, que siempre hemos vivido muy especialmente, y mucho más el año anterior, qué te voy a decir que tú no sepas. Pero Militos, permanecen en el lugar más bonito, más entrañable, más hondo, en el corazón, y así las voy a vivir; siempre son especiales las navidades, el Niño está cerca, se hace don para todos, eso me serena y me da fuerzas siempre. Bendito sea Dios, pequeño, humilde, qué grandeza, es un derroche de Amor.

      Necesitaba vacaciones para descansar. Espero que tú estés bien, ya sabes que te llevo muy dentro.

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. Yo también te llevo muy dentro, Rosa, sin ti no hubiese podido superar la ausencia de Arcendo, te lo digo con toda la sinceridad de mi corazón, estoy segura que tu llegada a su blog en esos penosos momentos para él y para mi, no fue casualidad.
    Te escribo llorando, no dudo que todos le querían mucho, le recuerdan, le echan de menos porque era insuperable y repartió mucho amor a todos, pero ¿Qué dejaría en nosotras que seguimos tan unidas a él?

    Aprovecha las vacaciones par recuperar fuerzas y ser feliz con tu familia.
    Yo estoy flojucha, pero con los hijos y los nietos no puedo darme a la tristeza y sobre todo, mi roca es el Señor que viene hecho un bebe.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Militos, lo creo completamente y sin ninguna duda. Nada sucede por casualidad, todo tiene un significado, aunque a veces se nos escape, y todo absolutamente, es para bien, todo, me fío completamente del Niño. No tengo duda, lo sé que es así, porque era escéptica con los blogs, y no lo soy. Cuando una persona deja su alma en un blog, ¿cómo podemos permanecer si que nos cale? Así era y es Hoja, entiendo ahora muchas cosas que me sucedieron. Todo es un don, una gracia de Dios, nosotros solo lo recibimos; yo solo sé que fue y es tan importante en mi vida, que cambió muchas cosas, desde el fondo de mi ser, desde lo más hondo, y sé, si Dios lo quiere, que permanecerán siempre, hasta el final. Fíjate si lo considero importante.

      Te acompaño y te entiendo completamente, del todo,

      Aquí, en la montaña, he sentido muchas cosas, ¿te acuerdas del Rosario?, como para olvidarlo. Permanece, y cada vez que lo rezo, lo siento, cada vez.

      Militos, es algo maravilloso, Dios es maravilloso, y Hoja me acercó tanto a nuestra Madre (ya lloro, me emociono), que nunca podré olvidarlo.
      Militos reparte todo lo que tienes, como siempre haces. Gracias por tu generosidad, tu ternura y tu compañía.

      Te quiero mucho, querida Militos.

      Eliminar
  3. Hola Rosa, te has adelantado !jaja! pero me alegro que te acuerdes de mí.

    ¿Y qué decirte de las ausencias? Tengo toda mi familia en el cielo, pero no dejo que las Navidades sean tristes aunque no los pueda disfrutar. Tengo a Dios conmigo y con él todo lo puedo y me mima tanto...
    Te deseo una Santa Navidad y goza de la montaña que Jesús nace todos los días en nuestro corazón, cuando amamos de verdad.
    Te dejo un beso de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida sor, siempre me acuerdo de ti, como para olvidarte, nunca lo hago.

      También te deseo unas felices y santas navidades. Es verdad, el Señor siempre nos mima, con Él todo tiene significado.

      Un beso grandísimo. Te quiero, mi querida sor Cecilia.

      Eliminar