"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


viernes, 9 de septiembre de 2016

¡Cómo sueña el adobe con la flor del geranio ...!









Los niños van corriendo por la plaza del pueblo,
los adobes dormitan velando los geranios.
Los últimos rebaños bajan por el ribazo,
la tarde va cayendo por detrás de las lomas.

¡Qué grande es la meseta de esta tierra sin fin!

Sólo Dios va pasando por detrás de los pinos.
Lentamente los bueyes caminan entre surcos,
el arado los lleva prendidos de la tarde.
Por el río Bernesga se apresuran los mirlos.
entre las ramas verdes esconden sus polluelos.
Por el río Bernesga desciende la montaña,
sus crestas lejanísimas se han convertido en limo.
Entre chopos el agua va buscando consuelo;
por León llora el agua su estirpe de montaña.
Entre ríos, la tierra leonesa solloza;
su llanto vespertino se pierde en las acequias.
Los valles de León se cubren de nostalgia;
sobre todas las flores se vislumbra un pantano.
Los pájaros recogen sus nidos de otros días,
y las liebres, medrosas, escapan monte arriba.
¡Cómo sueña el adobe con la flor del geranio!
¡Cómo cantan los mirlos sus penúltimos chopos!

Ángel Barja Iglesias
De Salmos de la meseta 15





12 comentarios:

  1. Hace siglos que no voy por León, Rosa. Y creo que solo conocí la capital y por trabajo. Habrá que volver y visitar los bellos paisajes que nos enseñas en tu blog.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Celia.
      Los que tú nos enseñas de Viena son igualmente preciosos, en todos los lugares se encuentran.
      Estos son los que más quiero, ya sabes 'la tierrina', como decimos aquí.
      Si algún día vienes, serás bien recibida.

      Un beso, Celia.

      Eliminar
  2. Buenas noches, Rosa:

    Los versos del poeta impregnados de su delicadeza. No olvida nada; los niños en la plaza, la naturaleza toda, Dios… Nos va dejando en el camino del río la voz del agua, el misterio que guarda la quietud del pantano, el canto de los mirlos, las flores, los árboles…
    La música que ofrece el silencio de la montaña, y que un místico como Ángel Barja, con su oído finísimo y su sensibilidad sabe descifrar.
    Una suerte las personas que pudisteis convivir con esa persona que escribía y sentía así.

    Abrazos.
    P.D.: La fotografía -si siempre refleja la verdad-, en esta ocasión quiere estar a la altura del título: "¡Cómo sueña el adobe con la flor del geranio ...!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Gelu:

      Ay, Gelu, que me has emocionado ...
      Sí, así era Ángel, y es, porque nunca se ha ido, cuando leo sus versos o escucho su música, lo siento, lo estoy viendo, tantos recuerdos, Gelu ...
      Cada vez me doy más cuenta de todo lo que me transmitió y me enseñó.
      Era un místico, sí, su fe en Dios impregnaba su vida, es algo que tengo muy dentro.

      Muchas gracias, Gelu.
      Es precioso.
      Un beso, con mucho cariño.

      Eliminar
  3. No Rosa, no estoy bien y no sé si podré volver al blog en octubre tal como os había dicho.
    Gracias por acordarte de mí.
    Un gran abrazo
    Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida amiga.
      Te llamaré.

      Un beso grandísimo.

      Eliminar
  4. ¡Precioso, PRECIOSO TODO!!!
    Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Rosa.
    ¿Vives en ese lugar tan precioso? Si es así, qué suerte tienes. La fotografía me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paloma.

      No, vivo en León ciudad, soy de León, pero vivo aquí durante el verano, no permanentemente, en períodos. Me encanta la montaña.

      Me alegro mucho de verte, Paloma.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola Rosa gracias por este maravilloso poema.
    Muy bien acompañado por ese áspero marco de piedra y la blanca, bella y frágil flor del geranio.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste, Ámbar.
      Muy bello tu comentario.
      Gracias.

      Un beso.

      Eliminar