"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


jueves, 23 de julio de 2015

Valle del Silencio



«De manera que todo el ser de las criaturas,
 comparado con el infinito de Dios,
 nada es...»

San Juan de la Cruz



Valle del Silencio. Peñalba de Santiago 


Monasterio de San Pedro de Montes. Valle del Silencio (El Bierzo. León)


Uno de los lugares más bonitos que he visto, por su belleza natural, la paz que se encuentra y los lazos afectivos que me unen con la subida a la cueva de san Genadio, entre cerezos, y con el Monasterio de San Pedro de Montes.


 
 

El silencio que da nombre al valle, solo se ve de vez en cuando quebrado por los trinos de los pájaros o por el apacible discurrir de un pequeño manantial.

 



El Valle del Silencio es un valle situado a los pies del pico Aquiana, en los montes Aquilanos, en el Bierzo (León).

Se le conoce como la Tebaida leonesa, lejos del mundanal ruido. Desde antiguo, ha estado aislada debido a lo agreste del terreno y las dificultosas vías de comunicación. En ella se establecieron, a partir del siglo IV, numerosos de los primeros ermitaños cristianos que buscaban el retiro para dedicarse a la oración y la meditación.

El nombre "Tebaida" proviene de la comparación con la zona geográfica del Alto Egipto donde, junto con Siria y Capadocia, surgió la tradición cenobítica oriental, y se la debemos a la descripción que el Padre Flórez hizo de El Bierzo en su obra "España Sagrada":
"Ninguno mejor puede competir con la Tebayda y con los más Santos Desiertos de Palestina. La multitud de Santuarios la santidad de Eremitorios, los muchos Anacoretas, los Monges que sobresalieron en victorias del mundo, solo podrá contarlos el que sabe las estrellas del Cielo".

 




Entrar en este valle, es adentrarnos en un espacio de silencio, donde el tiempo parece haberse detenido para encontrarnos con un paisaje virgen. Antes de comenzar la ruta, se atraviesa el valle del Oza, que sirve de antesala a la maravilla que nos espera. Siempre avanzamos por carreteras llenas de encanto, entre bosques y con el refrescante sonido del río.


 
 Peñalba de Santiago
 

Peñalba de Santiago es el pueblo más importante de este valle; una pedanía perteneciente a Ponferrada con tan sólo 21 habitantes, que goza de un emplazamiento sin igual, en plenos Montes Aquilanos.  Fue declarada Bien de Interés Cultural en 2008.

Peñalba fue fundada en torno a una peña, que le otorgó su nombre, por una comunidad de frailes seguidores de san Genadio, un ermitaño que, después de ser obispo de Astorga, se retiró en el siglo X a estas montañas para meditar en silencio.


 

 Paseo subida a la cueva de san Genadio



Cueva de san Genadio
 
 
Según la leyenda, se dice que recibió el nombre de Valle del Silencio, porque san Genadio, meditando en su cueva, oía el murmullo del río y no le dejaba concentrarse. Le dijo: "Cállate", y el río enmudeció hasta convertirse en aguas subterráneas. 
 
Este santo meditaba largas horas en su cueva natural, uno de los lugares con mejores vistas al valle.







Iglesia Santiago de Peñalba
 

El pueblo tiene un encanto muy peculiar, con calles empedradas y casas de piedra con tejados de pizarra. En él encontramos la iglesia de Santiago, una joya de estilo mozárabe del siglo X, declarada monumento histórico-artístico en 1931.
 
 
 

  
De lo más impactante es su puerta de acceso, con un doble arco de herradura, sustentado por tres columnas de mármol, y capiteles decorados con motivos vegetales.



Santiago de Peñalba. Capilla oriental


En el interior, se encuentran diversos arcos de herradura, y uno de ellos divide la nave en dos. Aun se conservan restos de pintura mural dentro del templo. La influencia mozárabe se observa en el arco de acceso a esta capilla, la oriental, que simula la entrada al mihrab de una mezquita, recubierto por un alfiz, elemento característico del arte musulmán.
 
San Genadio fue enterrado en ella, al igual que uno de sus seguidores, Urbano.


 Una maravilla.




martes, 21 de julio de 2015

Instantes

 
 
 

 
 
 


Pero al mirar caer este capullo y este tallo

he intuido en una milésima de segundo

la esencia de la Belleza ...

porque lo bello es lo que se coge

en el momento en que ocurre.

Es la configuración efímera de las cosas

en el momento en que uno ve al mismo tiempo

la belleza y la muerte.

Quizás estar vivo sea esto,

perseguir instantes que mueren.
 

Muriel Barbery. La elegancia del erizo


Gracias, Beatriz.





lunes, 20 de julio de 2015

Vengo a ti

 
 
 

 
 

Cuando no tengas luz para guiarte
y nadie pasee a tu lado
iré junto a ti, Oh iré junto a ti.
Cuando la noche sea oscura y tormentosa
No tendrás que salir a buscarme
iré junto a ti, Oh iré junto a ti.
A veces, cuando todos tus sueños deberían haber tenido mejores días
Y tú no sepas cómo o por qué has perdido tu camino
No tengas miedo. Cuando tus lágrimas caigan
Yo iré a tu espíritu llamándome.
Te juro que estaré allí donde deba estar.
Iré junto a ti, Oh iré junto a ti.
Porque aunque no podamos estar juntos
seremos amigos ahora y siempre.
Te juro que estaré allí donde deba estar
Cuando la noche sea oscura y tormentosa,
No tendrás que salir a buscarme,
Iré junto a ti, Oh iré junto a ti.






 

jueves, 16 de julio de 2015

Salve

  
 


 
 
Singular composición fotográfica de un artesano del occidente de Asturias dedicada a la Virgen del Carmen con el canto de la Salve Marinera.

En la Edad Media se creía que María significaba "Estrella del mar", en latín "Stella maris". Desde aquella época, muchos carmelitas han aclamado a María como la "Flor del Carmelo" y la "Estrella del Mar". Lo hizo el mismo Simón Stock con esta plegaria que se le atribuye:

"Flor del Carmelo Viña florida, esplendor del cielo, Virgen fecunda, singular. ¡Oh Madre tierna, intacta de hombre, a todos tus hijos proteja tu nombre, Estrella del Mar!

El nombre de "Stella Maris" se ha dado también a todos los centros del Apostolado del Mar de la Iglesia católica que están ubicados en los puertos.




 
 
Pero ... ¿de dónde viene el patronazgo de la Virgen del Carmen hacia los marineros? En el siglo XVIII, cuando ya era muy popular la fiesta de la Virgen del Carmen en España, el almirante mallorquín Antonio Barceló Pont de la Terra, nacido en 1716 y fallecido en 1797, impulsó su celebración entre la marinería que él dirigía. Fue a partir de entonces cuando la marina española fue sustituyendo el patrocinio de San Telmo por el de la Virgen del Carmen. En muchas localidades españolas se celebran grandes procesiones marítimas que son un auténtico éxito. En el obispado de Girona cabe remarcar las de: l'Escala, Roses, Llançà, Arenys de Mar y Palamós.
Aunque la Virgen sea la patrona de los marineros, muchos de ellos comparten aún el patrocino con San Telmo. También los pescadores tienen a la Virgen del Carmen como patrona sin olvidar a San Pedro. Se la puede invocar para que nos proteja ante posibles naufragios y tempestades en alta mar.

En Cataluña, antiguamente, las chicas rogaban con una pequeña oración a Nuestra Señora del Carmen para que les encontrara esposo rápidamente, daba igual su estatus económico, rico o pobre:
 
 "Mare de Déu del Carme, doneu-me un bon marit, sia pobre, sia ric, mentre vingui de seguit".
 
También le tenían como patrona los ya desaparecidos serenos (policía nocturna) de Barcelona.

El gran santuario dedicado a Nuestra Señora del Carmen se encuentra lógicamente en el Monte Carmelo, en Haifa (Israel).
 
 ¡Feliz día de la Virgen del Carmen!
 

 
 
 

jueves, 9 de julio de 2015

Mariposa del aire

 
 
 
Mariposa. Villamanín (Busdongo).
 
 
 
Mariposa del aire
¡que hermosa eres!
Mariposa del aire
dorada y verde.
Luz de candil…
Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
No te quieres parar,
pararte no quieres…
Mariposa del aire,
dorada y verde.
Luz de candil…
Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
quédate ahí.
Mariposa ¿estás ahí?
 
Federico García Lorca
 
 
 
Para Ruth, Ratona.
 
Ha visitado El Faedo, el bosque encantado de Ciñera de Gordón. Se encontró una mariposa que cayó en un arroyo. La rescató y espero que sus alas se secaran para volar de nuevo. Rosa, con eso soy feliz durante todo el día, salvé una mariposa. ¿Me comprendes?, me dijo. Claro, Ratona, eres pura poesía.
 
Un beso grande, grande, Ratona.