"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


jueves, 25 de junio de 2015

La mañana



Cascada Vegacervera


Y la canción del agua
es una cosa eterna.

Es la savia entrañable
que madura los campos.
Es sangre de poetas
que dejaron sus almas
perderse en los senderos
de la Naturaleza.

¡Qué armonías derrama
al brotar de la peña!
Se abandona a los hombres
con sus dulces cadencias.

La mañana está clara.
Los hogares humean,
y son los humos brazos
que levantan la niebla.

Escuchad los romances
del agua en las choperas.
¡Son pájaros sin alas
perdidos entre hierbas!

Los árboles que cantan
se tronchan y se secan.
Y se tornan llanuras
las montañas serenas.
Mas la canción del agua
es una cosa eterna.



Río Torío


Ella es luz hecha canto
de ilusiones románticas.
Ella es firme y suave,
llena de cielo y mansa.
Ella es niebla y es rosa
de la eterna mañana.
Miel de luna que fluye
de estrellas enterradas.
¿Qué es el santo bautismo,
sino Dios hecho agua
que nos unge las frentes
con su sangre de gracia?
Por algo Jesucristo
en ella confirmose.

Por algo las estrellas
en sus ondas descansan.
Por algo madre Venus
en su seno engendrose,
que amor de amor tomamos
cuando bebemos agua.
Es el amor que corre
todo manso y divino,
es la vida del mundo,
la historia de su alma.

Ella lleva secretos
de las bocas humanas,
pues todos la besamos
y la sed nos apaga.
Es un arca de besos
de bocas ya cerradas,
es eterna cautiva,
del corazón hermana.

Cristo debió decirnos:
"Confesaos con el agua,
de todos los dolores,
de todas las infamias.
¿A quién mejor, hermanos,
entregar nuestras ansias
que a ella que sube al cielo
en envolturas blancas?"

No hay estado perfecto
como al tomar el agua,
nos volvemos más niños
y más buenos: y pasan
nuestras penas vestidas
con rosadas guirnaldas.
Y los ojos se pierden
en regiones doradas.

¡Oh fortuna divina
por ninguno ignorada!
Agua dulce en que tantos
sus espíritus lavan,
no hay nada comparable
con tus orillas santas
si una tristeza honda
nos ha dado sus alas.


Federico García Lorca







domingo, 21 de junio de 2015

El río




Río Torío en su entrada a las Hoces de Vegacervera


Yo soy un río,
voy bajando por
las piedras anchas,
voy bajando por
las rocas duras,
por el sendero
dibujado por el
viento.
Hay árboles a mi
alrededor sombreados
por la lluvia.
Yo soy un río,
bajo cada vez más
furiosamente,
más violentamente
bajo
cada vez que un
puente me refleja
en sus arcos.





Yo soy un río
un río
un río
cristalino en la
mañana.
A veces soy
tierno y
bondadoso. Me
deslizo suavemente
por los valles fértiles,
doy de beber miles de veces
al ganado, a la gente dócil.
Los niños se me acercan de
día,
y
de noche trémulos amantes
apoyan sus ojos en los míos,
y hunden sus brazos
en la oscura claridad
de mis aguas fantasmales.



 Cascada de Nocedo


Yo soy el río.
Pero a veces soy
bravo
y
fuerte
pero a veces
no respeto ni a
la vida ni a la
muerte.
Bajo por las
atropelladas cascadas,
bajo con furia y con
rencor,
golpeo contra las
piedras más y más,
las hago una
a una pedazos
interminables.
Los animales
huyen,
huyen huyendo
cuando me desbordo
por los campos,
cuando siembro de
piedras pequeñas las
laderas,
cuando
inundo
las casas y los pastos,
cuando
inundo
las puertas y sus
corazones,
los cuerpos y
sus
corazones.



Río Torío. Gete 


Y es aquí cuando
más me precipito
Cuando puedo llegar
a
los corazones,
cuando puedo
cogerlos por la
sangre,
cuando puedo
mirarlos desde
adentro.
Y mi furia se
torna apacible,
y me vuelvo
árbol,
y me estanco
como un árbol,
y me silencio
como una piedra,
y callo como una
rosa sin espinas.



 Cascada de Nocedo


Yo soy un río.
Yo soy el río
eterno de la
dicha. Ya siento
las brisas cercanas,
ya siento el viento
en mis mejillas,
y mi viaje a través
de montes, ríos,
lagos y praderas
se torna inacabable.
 Yo soy el río que viaja en las riberas,
árbol o piedra seca
Yo soy el río que viaja en las orillas,
puerta o corazón abierto
Yo soy el río que viaja por los pastos,
flor o rosa cortada
Yo soy el río que viaja por las calles,
tierra o cielo mojado
Yo soy el río que viaja por los montes,
roca o sal quemada
Yo soy el río que viaja por las casas,
mesa o silla colgada
Yo soy el río que viaja dentro de los hombres,
árbol fruta
rosa piedra
mesa corazón
corazón y puerta
retornados.



Rio Torio Vegacervera 421401
Rio Torio - Vegacervera.  Minube.com


 Yo soy el río que canta
al mediodía y a los
hombres,
que canta ante sus
tumbas,
el que vuelve su rostro
ante los cauces sagrados.
 
Yo soy el río anochecido.
Ya bajo por las hondas
quebradas,
por los ignotos pueblos
olvidados,
por las ciudades
atestadas de público
en las vitrinas.
Yo soy el río
ya voy por las praderas,
hay árboles a mi alrededor
cubiertos de palomas,
los árboles cantan con
el río,
los árboles cantan
con mi corazón de pájaro,
los ríos cantan con mis
brazos.
Llegará la hora
en que tendré que
desembocar en los
océanos,
que mezclar mis
aguas limpias con sus
aguas turbias,
que tendré que
silenciar mi canto
luminoso,
que tendré que acallar
mis gritos furiosos al
alba de todos los días,
que clarear mis ojos
con el mar.
El día llegará,
y en los mares inmensos
no veré más mis campos
fértiles,
no veré mis árboles
verdes,
mi viento cercano,
mi cielo claro,
mi lago oscuro,
mi sol,
mis nubes,
ni veré nada,
nada,
únicamente el
cielo azul,
inmenso,
y
todo se disolverá en
una llanura de agua,
en donde un canto o un poema más
sólo serán ríos pequeños que bajan,
ríos caudalosos que bajan a juntarse
en mis nuevas aguas luminosas,
en mis nuevas
aguas
apagadas.

 
Javier Heraud




El río Torío nace al sur del Puerto de Piedrafita, Es el mayor afluente del río Bernesga. De norte a sur, recorre los municipios de Cármenes, Vegacervera, Matallana de Torío, Garrafe de Torío, Villaquilambre y León, donde se une al Bernesga. Desde sus fuentes, a 1630 m de altitud, hasta la desembocadura, su longitud es de 63 km.


Feliz verano!


 

sábado, 20 de junio de 2015

Sabio es ...








“Sabio es quien monotoniza la existencia, puesto que entonces cada pequeño incidente tiene un privilegio de maravilla”.

Fernando Pessoa
 
 
 
 
 
 
 

jueves, 18 de junio de 2015

Vanidad de vanidades ...

 
 
 

 
Y acuérdate de tu Creador
en los días de tu juventud,
antes que vengan los días malos
y que lleguen los años de los que dirás:
"No encuentro placer en ellos";
antes que se oscurezca el sol
y la luz, la luna y las estrellas,
y vuelvan las nubes después de la lluvia;
cuando tiemblen los guardianes de la casa
y se encorven los hombres fuertes
y cesen de moler las mujeres
porque son demasiado pocas
y se oscurezcan las que miran
por las ventanas,
y se cierren las puertas a la calle,
y se debilite el rumor del molino
y se calle la voz del ave
y desaparezcan las canciones;
cuando en las alturas haya temores
y en los caminos angustias;
y florezca el almendro,
y se haga pesada la langosta
y no tenga efecto la alcaparra,
porque el hombre se va a su morada de eternidad;
y las plañideras recorran la calle;
antes que se rompa el cordón de plata
y se quiebre la lámpara de oro,
y se haga pedazos el cántaro en la fuente,
y se rompa la polea del pozo,
y que el polvo se torne a la tierra
como era antes,
y que el espíritu se torne a Dios,
que le ha dado.
Vanidad de vanidades, dice el Cohelet,
y todo es vanidad.
 
 
Eclesiastés: Capítulo 12

 
 
 

jueves, 11 de junio de 2015

¡Enhorabuena!

 
 

 


Hay un lugar en España donde poder asomarse a la cuna de la civilización, donde poder aprender las primeras lenguas que conoció la historia y que acabaron por modelar nuestra cultura (sumerio, egipcio jeroglífico, hebreo, griego, latín...) y donde conocer cómo nació la escritura y la espiritualidad de las grandes religiones. Ese lugar único se llama Instituto Bíblico y Oriental, tiene su sede en León y quien lo impulsó y luchó por que aquí se instalara fue un sabio humilde y tranquilo, Jesús García Recio, su director, a quien el Gobierno acaba de conceder la orden civil de Alfonso X el Sabio, una de las más altas distinciones en el campo de la cultura «en atención a los méritos y circunstancias que concurren en su persona», como reza la disposición publicada el miércoles en el BOE y firmada por el ministro José Ignacio Wert.
 
Reponiéndose aún de una fiebre que le impidió viajar el pasado fin de semana a Dallas —el IBO ya cuenta con delegaciones en Madrid, Valladolid, Santiago, Pamplona y Texas, además de en la capital leonesa y Cistierna—, García Recio confesaba haber recibido la noticia «como vecino de un pueblo pequeño que soy» —reside durante no pocas temporadas en su Aleje natal, la plena Montaña Oriental leonesa—, esto es, «sorprendido». «Es un galardón inmerecido porque, la verdad, no creo reunir los méritos suficientes para ello», sostuvo. «Así es como me lo he tomado pero con eso no quiero minusvalorar la distinción ni mucho menos; al tratarse de un reconocimiento social, español, relacionado con la cultura y con la historia, que es principalmente lo que aquí nos ocupa, pues me siento muy complacido y agradecido».
Sencillo como siempre («no estoy hecho a grandes distinciones»), García Recio cree que el sentido principal del ingreso es la existencia del IBO y de su museo, «esa es la razón fundamental del premio, creo yo, esta obra que tenemos entre manos y que tenemos que conseguir que cada vez esté más presente en nuestra tierra y nuestro país», dijo. Por eso, se felicitó de que desde el Gobierno se haya «valorado» la institución con sede principal en la Real Colegiata de San Isidoro y consideró que el reconocimiento a su persona «es algo bueno para el Instituto Bíblico». Y es que en todo caso, como recalcó, la distinción «no es para mí, sino para la Biblia y el Oriente, que es lo que realmente ha pesado».
 
Eminencia mundial
 
Nacido en 1958, Jesús García Recio manifestó desde niño un profundo interés por las civilizaciones del Oriente antiguo, la Biblia y las lenguas orientales, por lo que con 17 años se traslada a Madrid para encontrar allí a quien sería su gran maestro, Alejandro Díez Macho, profesor de hebreo y arameo en la Universidad Complutense y quien, al comprobar el talento y precocidad del joven leonés, nombró su bibliotecario y ayudante.
En 1987 es ordenado sacerdote al tiempo que se licencia en Teología; en 1988 se licencia en Filología Semítica, doctorándose en dicha materia; en 1989 se licencia en Ciencias Bíblicas por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma y a continuación completa su formación en lengua acadia y en historia y religión mesopotámica con los más grandes expertos y en universidades como la Libre de Bruselas o la Sorbona de París para convertirse en discípulo del profesor J.J.A. Van Dijk en Amsterdam.
Y fue este eminente asiriólogo holandés quien, a su fallecimiento, legó al erudito leonés sus muy importantes fondos bibliográficos y museísticos. Jesús García Recio, desoyendo la oferta multimillonaria de una universidad americana, hizo de ellos la base del Instituto Bíblico y Oriental de León, cuyo museo fue inaugurado por la reina doña Sofía en 2009.
 
Fuente: Diario de León
 
 
 
 

lunes, 8 de junio de 2015

La belleza

 
 
 
Lirio de montaña
 
 
 
La belleza es el signo más claro de la presencia de Dios.
 
 
 
 

 
 
 
 
 

domingo, 7 de junio de 2015

Pange Lingua

 
 
 
 
 
 
Pange Lingua es un himno eucarístico escrito por santo Tomás de Aquino (1225-1274) para la festividad de Corpus Christi.
 
 
 

 


Canta, lengua, el misterio
del glorioso cuerpo
 y de la preciosa sangre,
que, en beneficio del mundo,
 el rey de los pueblos,
 fruto de un vientre generoso, derramó.

 Nos fue dado, nacido
 de una Virgen inmaculada,
 y, después de habitar en el mundo,
sembrada la semilla de su palabra,
puso fin al tiempo de su residencia
de forma maravillosa.

En la noche de la última cena,
recostado con sus discípulos,
después de cumplir fielmente la ley,
con los alimentos establecidos,
se da con sus manos
como comida a los doce.

 Verbo hecho carne, el pan real
con su palabra en su carne convierte
y sangre de Cristo es hecho el vino;
y, si fallan los sentidos,
para apoyar al corazón sincero,
la fe sola basta.

Así pues, tan gran sacramento
veneremos postrados:
y el antiguo testamento
ceda ante el nuevo rito:
preste la fe complemento
a la limitación de los sentidos.

 Al Padre, y al Hijo,
gloria y cantos de júbilo,
salud, honor, poder también
y bendición:
al que de ambos procede
igual alabanza

 Amén.




 

miércoles, 3 de junio de 2015

Romance de la Loba Parda

 


Tres versiones:
 
Alumbre Folk
 

 
 
Joaquín Díaz
 
 

 
 
Grupo folk La Braña (León)
 
 

 
 
La Loba Parda es un antiguo romance pastoril que ha sido recitado y cantado por media España, principalmente por tierras de trashumancia entre Extremadura, León, Asturias y Cantabria…
 
Dice D. Ramón Menéndez Pidal que ese romance pastoril nació "entre los zagales de Extremadura, donde hoy es muy cantado al son del rabel, sobre todo en Nochebuena. Los pastores trashumantes lo propagaron por ambas Castillas y por León".  Don Ramón dice que lo oyó cantar hasta en las montañas de Riaño, cerca ya de Asturias.
 
Este es un fragmento del romance:


Estando yo en la mi choza
pintando la mi cayada,
las cabrillas altas iban
y la luna rebajada.

Ya barruntan los mastines
los lobos en la majada.

Vide venir siete lobos
por una oscura cañada,
venían echando suertes
quién entrara en la majada.

Le tocó a una loba vieja,
patituerta, cana y parda,
que tenía los colmillos
como puntas de navaja.

Dio tres vueltas al redil
y no pudo sacar nada,
la última vuelta que dio
sacó la borrega Blanca,
hija de la oveja Churra,
nieta de la Orejisana,
la que tenía mis amos
para el domingo de Pascua.

Aquí, mis siete cachorros;
aquí, perra Trujullana;
aquí, perro de los Fierros,
a cobrar La Loba Parda.

Si me cobráis la borrega
cenaréis leche y hogaza,
y si no me la cobráis
cenaréis de mi cayada.

Los perros tras de la loba,
las uñas desmigajaban,
siete leguas la corrieron
por unas tierras muy agrias.

Al subir un cotarrito
la loba ya iba cansada.
Tomad, perros, la borrega
sana y buena como estaba.

No queremos la borrega
de tu boca alobadada,
queremos tu pelleja
pa el pastor una zamarra;
el rabo para correas
pa que se ate las bragas,
de la cabeza un zurrón
para meter las cucharas;
las tripas para vihuelas
para que bailen las damas.