"...Y allí arriba, en la soledad de la cumbre, entre los enhiestos y duros peñascos, un silencio divino, un silencio recreador..."(Miguel de Unamuno)


miércoles, 27 de mayo de 2015

San Clemente de Tahull



 
"Piensa el sentimiento
y siente el pensamiento”.

Miguel de Unamuno
 
 
 
 

No descuides el eco; porque vives de ecos.

Edmond Jabès



San Clemente de Tahull es uno de los nueve templos románicos del Valle de Bohí, en el Pirineo catalán, protegidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Una de las más bellas iglesias románicas que conozco.

 Un magnífico estudio de los frescos de esta Iglesia, impactantemente bellos y profundamente conmovedoras obras de arte.




Campanario románico de la iglesia san Clemente de Tahull, Lérida (Siglo XII)
 
 
“Una Iglesia debería de tener una torre o una espadaña, aunque no sean muy altas. Porque todo templo es un puente entre la tierra y el cielo. Y la manera más intuitiva de representarlo es mediante el campanario, la torre; esa dimensión vertical me parece imprescindible”.
 
 (“Escritos sobre arquitectura religiosa contemporánea” de Esteban Fernández-Cobián.)
 
 
 
 
 
 

domingo, 24 de mayo de 2015

El Espíritu que aflora



 
Flores silvestres y ortigas. Montaña leonesa.



Ven, Espíritu Santo.
 
 

 
 
 
...Y la garza en la ribera.
La paz que llega a su hora.
Una carta alentadora.
La vieja amistad que espera.
Aquella verdad primera
que se hace noticia ahora.
El Espíritu que aflora
en una cosa cualquiera.
¡Y toda el alma, caída,
se pone en pie, tan señera...!
Porque le basta a la vida
saber que hay corriente franca
y encontrarse en la ribera
con alguna garza blanca.


(Pedro Casaldáliga. Clamor Elemental)
 
 
 
 
 

viernes, 22 de mayo de 2015

Flores de mayo

 
 
 
 
 

Es el tiempo de los narcisos, llamados también en la Montaña Oriental Leonesa, capilotes, grindallas, liras, lirones y guirnaldas. Flores de mayo.
 
No son muchos los que saben que el capilote, el narciso, es una especie casi exclusivamente leonesa. Propia del clima de ciertos espacios de la Cordillera Cantábrica, ya su nombre técnico delata esa práctica exclusividad. Formalmente se denomina Narcissus pseudonarcissus subsp.leonensis y fue 'descubierta' o descrita por primera vez en torno a 1933 por el botánico inglés Herbert William Pugsley, algo que después rescataron los autores españoles Francisco Javier Fernández Casas y J.M. Lainz ya en 1984.
 
 
 
Narciso. Caravaggio
 
 
 
El nombre oficial de la planta y su flor, NARCISO, se le relaciona con el mito clásico del hermoso joven que despreciaba el amor y que no era otro que Narciso.
 
Este mito se halla recogido en diversas fuentes de la literatura clásica, y referido de diferentes maneras. El relato más famoso y conocido es el de Ovidio en sus Metamorfosis (III, 3):
 
La ninfa Liríope (de donde habría nacido, según la mitología, la palabra lirio) fue aprisionada por el río Cefiso entre sus eses y violada. De esa relación nació un bello niño, que desde su nacimiento fue amado por todas las ninfas. Se le puso por nombre Narciso.
Su madre acude al adivino Tiresias para preguntarle por el destino de su hijo y este le contesta: «Vivirá mucho si él no se ve a sí mismo».
Creció Narciso y se convirtió en un bello efebo, deseado de hombres y mujeres, pero él a todos rehusaba.
Estando de caza, fue sorprendido por la ninfa Eco, que se enamoró de él y pretendió gozarlo. Narciso huyó rechazándola. Entonces Eco formuló el siguiente deseo: «Ojala que él, cuando ame como yo amo, se desespere como yo».
Su ruego fue atendido por Némesis, diosa de la venganza.
Encontrándose en un hermoso valle, Narciso llegó a una fuente que nunca había sido ensuciada. Se tumbó para beber y Cupido le clavó por la espalda su flecha. Al instante, al ver reflejada en la fuente su rostro, creyó que era de un ser real diferente de sí mismo. Se enamoró de él. De un vano fantasma. Al darse cuenta, poco a poco fue enloqueciendo. El ardor lo consumía. En unos pocos minutos se produjo la metamorfosis: de Narciso solo quedaba una bella flor al borde de la fuente, que se seguía contemplando en el espejo sutilísimo. A dicha flor se le puso por nombre narciso.
Este, antes de morir, quiso despedirse de Eco diciendo: «Objeto vanamente amado… adiós». La ninfa le responde y va repitiendo por valles y por montes «adiós».
 
 

Narcisos. John William Waterhouse 
 
 
Narciso 
 
Tu olor.
Y el fondo del río.
Quiero quedarme a tu vera.
Flor del amor.
Narciso.
Por tus blancos ojos cruzan
ondas y peces dormidos.
Pájaros y mariposas
japonizan en los míos.
Tú, diminuto y yo, grande.
Flor del amor.
Narciso.
Las ranas, ¡qué listas son!
Pero no dejan tranquilo
el espejo en que se miran
tu delirio y mi delirio.
Narciso.
Mi dolor.
Y mi dolor mismo.

(Federico García Lorca, Canciones, 1927)
 
 
 

 


 
 
 
 

lunes, 18 de mayo de 2015

Inefable

 
 
"¿Sólo así he de irme?,
 ¿cómo las flores que perecieron?;
 ¿nada quedará de mi nombre?,
 ¿nada de mi fama aquí en la tierra?:
 ¡Al menos flores, al menos cantos!".
 
Cantares de Huexotzingo  
 
 

 
 
“… mi música es similar a la luz blanca: sólo cuando pasa a través de un prisma se divide y aparecen todos los colores. Este prisma es el espíritu de cada oyente”.
Arvo Pärt
 
 
 
 
 

sábado, 16 de mayo de 2015

Otras flores...




Flores de brezo y zapatitos de la Virgen



En la montaña se ocultan detrás de las flores otras flores.
 
Tôfu
 
 


Una gota de rocío. Una hormiga enloqueciendo por ella.

Bôsha


 
 
 
 

miércoles, 13 de mayo de 2015

Mi corazón está en las Tierras Altas...

 
 
¡El tiempo y la intemporalidad están conectados.
 Este instante y la eternidad luchan dentro de nosotros!
 
 Arvo Pärt  


 
 
 

“The hills of the Highlands forever I love” (“Amaré siempre las cumbres de las Tierras Altas”). El verso procede de un poema de Robert Burns, “My Heart’s in the Highlands” (“Mi corazón está en las Tierras Altas”), en el cual, desde una ausencia real o imaginada, el poeta romántico escocés, expresa la tenaz nostalgia que le produce hallarse lejos de sus montañas nativas:

My heart’s in the Highlands, my heart is not here,
My heart’s in the Highlands a-chasing the deer -

A-chasing the wild deer, and following the roe;
My heart’s in the Highlands, wherever I go...

 Que traducido literalmente dice:

Mi corazón está en las Tierras Altas, mi corazón no está aquí,
mi corazón está en las Tierras Altas detrás de los ciervos, detrás
de los ciervos y siguiendo el gamo;
dondequiera que vaya, mi corazón está en las Tierras Altas.

 
 

 
 
Este poema fue musicado por Arvo Pärt. Música sublime, es el minimalismo. Minimalismo sacro. Canto gregoriano actual. Polifonía experimental. Muchas etiquetas para una música que no se puede definir, que no se deja encasillar. Una música que suena ancestral, pero que es absolutamente actual. Sin embargo, mucha de esa música que hoy nos suena tan actual, fue compuesta a contramano de las modas culturales y en un oscuro rincón olvidado del imperio soviético. Esta es la música de Arvo Pärt .


Arvo Pärt, es un compositor estonio que pasó por diversas etapas. Pero su creatividad se estancó y sobrevino una crisis de identidad musical y espiritual. Entonces, el joven compositor se lanzó a una profunda introspección personal. Encontró refugio en la música. antigua y sacra, en el Canto gregoriano, la polifonía renacentista y en las tradiciones religiosas de la iglesia ortodoxa rusa. Eran los años 70. En occidente estaba en su clímax el movimiento del rock progresivo y las experimentaciones disonantes electroacústicas de los compositores”serios” o “cultos” del momento. Sin embargo, a Arvo Pärt no le interesaron estos modismos, él consagró todo su arte a la música religiosa. Eliminó adornos innecesarios...

 


Arvo Pärt — Symphony No. 4 'Los Angeles'.
 
 
 
 
 
 

jueves, 7 de mayo de 2015

Salmo 121

 

“Cuando Dios terminó de hablar
con Moisés en el monte Sinaí,
le dio las dos tablas del
Testimonio, escritas
por el dedo de Dios”.

(Ex. 31, 18)
 
 

 

 

“Dirijo la mirada hacia

los montes: ¿de dónde me

llegará ayuda? Mi socorro me

viene del Señor, que hizo el cielo

y la tierra”.
 
 
 (Sal 121, 1s).



 
 

lunes, 4 de mayo de 2015

Solo el sol


 

Cueva. Hoces de Vegacervera




sólo el sol
el sol solamente
solo en el cielo
y yo tan solo
a solas con el sol
sonrío simplemente
 
Jorge Eduardo Eielson ,"Tema y variaciones"



 

viernes, 1 de mayo de 2015

Mes de las flores

 
 
 
Flores. Viadangos de Arbas

 
Mes de María